Síntomas

La infiltración de la gliomatosis se distribuye por todo el sistema nervioso central, por lo que la variedad de síntomas es amplia y depende de qué áreas están afectadas. Los síntomas más frecuentes son de debilidad o entumecimiento de las extremidades. Estos síntomas de pérdida de fuerza o de sensibilidad se deben a la infiltración de las vías motoras y sensitivas. Otro síntoma muy frecuente en niños es la aparición de convulsiones. Cuando la infiltración es amplia da lugar a un aumento de presión intracraneal, con cefalea, dificultad en la visión y vómitos; en casos muy avanzados, con disminución de conciencia. La afectación del tronco cerebral provoca debilidad en los nervios faciales, oculares y de la deglución o el habla. La afectación del cerebelo causa marcha inestable, con pérdida del equilibrio. La alteración de las funciones cerebrales puede provocar cambios de humor, en al personalidad y pérdida de memoria.