Comunicación con los doctores

Es fundamental, no omitas ninguna pregunta. Un montón de cuestiones te asaltarán, quizá te ayude escribir todas tus dudas para no olvidarlas después, es un periodo de un fuerte estres emocional. También puedes escribir las respuestas, muchos términos serán nuevos y desconocidos; es probable que tras las respuestas te surjan nuevas preguntas cuando lo vuelvas a leer. Otros padres se quedarán en blanco, mudos, todas las reacciones posibles son válidas, el equipo psicológico del hospital te puede ayudar.

Ante las propuestas de tratamiento, es importante saber qué es, para qué, qué se espera de esa medicación y cuáles son los efectos secundarios.

Recuerda que no hay ninguna “pregunta tonta”, tendrás que tomar decisiones muy difíciles en momentos muy complicados, la información y tu corazón te ayudarán.