Una pequeña gran historia

Una pequeña gran historia

manos unidasEl martes recibimos una llamada…sorprendente, emocionante, y sí también preocupante.

Rosa, desde Granollers nos contactaba y nos contaba su historia, la historia de su hija Carla de 6 añitos, que este verano pasado fue diagnosticada con un gliobastoma multiforme grado IV.

Carla fue de esas pequeñas “afortunadas” que tras 5 días con dolor de cabeza fue diagnosticada con gran rapidez, el mismo día que fue al hospital les dijeron que se trataba de un tumor, no tuvo que ir de médico en médico, de hospital en hospital.

Ingreso, biopsia, y el diagnóstico demoledor, porque siempre es demoledor, no importa cuál sea el nombre del tumor.

Los que no conocéis los apellidos de los tumores, os diremos que es muy, muy agresivo, y en caso de Carla, inoperable por la ubicación, pero dentro de la mala, malísima suerte, hay una luz esperanzadora, Carla se está sometiendo a un ensayo clínico multicéntrico, en este caso el ensayo es EEUU, pero se administra en los hospitales que se han adherido.

¿Y para qué nos llamaba Rosa? ¿para buscar apoyo? NO, ¿para buscar información? NO, ¿para qué?

Nos dijo Rosa que ahora Carla está en casa, con tratamiento domiciliario, acude al cole…y ella necesita en estos momentos ser parte activa en esa lucha desigual, en esa espera a que el tratamiento funcione, en esas noches en las que no duermes y la cabeza te da un millón de vueltas.

Nosotros le dijimos que no, que no era el momento,  el trabajo que tiene es árduo y largo, cuidar a Carla y cuidarse a sí misma, pero insistió en “necesitar” hacer algo más.

Nos propuso que le enviáramos unas camisetas y unas pulseritas, que ella las ofrecería a su red de amigos y conocidos. Así lo hemos hecho, y por supuesto, le hemos enviado los cuentos sobre la enfermedad, esperando que le ayuden a no estar sola ni siquiera cuando tenga que estar ingresada.cuentos

Aunque se nos rompía el corazón cuando Rosa empezó a hablar… no podéis imaginar lo gratificante que fue oir esa voz enérgica, de mamá realista y empoderada, que conoce la situación y toma decisiones desde la información veraz.

Hoy por la mañana ya nos preguntaba cuándo lo recibiría, porque se lo había contado a la pequeña y Carla, y como toda niña, ya tiene ganas de tenerlo en casa.

Hoy, le damos las gracias a Rosa y su familia no por su ofrecimiento, ni por su colaboración, sino por ser un ejemplo de actitud y capacidad de toma de decisiones ante un diagnóstico tan difícil.

En el próximo viaje a Barcelona, no faltará un abrazo y un café.

Comments are closed